martes, 14 de diciembre de 2010

Encerrado

Hoy he estado encerrado. No ha sido mucho tiempo. Pero no me gusta estar encerrado.
 No soy claustrofóbico ni nada por el estilo. Pero quedarme en un ascensor "trincado" sin poder salir no es muy agradable. La cosa ha sido así:

Esta mañana he ido a hacer un recado para una persona que no podía dejar pasar. Y al volver a casa para irme al instituto a trabajar me he encontrado a una vecina y hemos entrado juntos en el ascensor. La vecina se baja en el primero, y para mi que esta chica debe de ser gafe, porque justo se cierra la puerta, arranca el ascensor hacia el cuarto y, en dos segundos oigo... "CLANK".

Sí, ese ha sido el ruido. "CLANK" y el ascensor no se ha movido.  Imagínate la escena: solo, aburrido, sin internet, sin facebook, sin twitter, sin móvil. Pufff, que tostón.
Suerte que mi ascensor tiene un teléfono de emergencia que te pone en linea con la operadora de la empresa y me han venido a buscar. Y la verdad es que han sido bastante rápidos.
Por suerte llevaba un libro y me he puesto a leer. No sabia cuánto tiempo estaría allí. Soy un espíritu libre, no quiero estar encerrado ni cuando me muera. A mi que me incineren con un libro.
El libro en concreto es muy interesante, pero no os pongo la reseña porque es sólo para profes. Es un libro de trabajo. Va sobre las últimas tendencia acerca de cómo educar a los adolescentes. Con sinceridad, no creo que os interese mucho.

Bueno, venga, para los curiosos os lo pongo. Es éste:  aquí

Oye qué curioso! Tenía un libro, y me lo he pasado genial leyéndolo. El solito ha hecho que el agobio de estar en un ascensor se desvanezca. Lo digo en serio.

Qué interesante! Umm, quizá deba dejar mi portátil apagado un rato y tan solo deba llevar un libro conmigo.

Sed felices

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada