jueves, 27 de enero de 2011

Propongo celebrar el "Día del ejercicio de mates".

¿Os acordais de la película "Atrapado en el tiempo"?  Es una desternillante historia donde Bill Murray es un periodista que va  a cubrir un acontecimiento llamado "El día de la marmota" y queda atrapado en el mismo día, en un bucle. De tal forma que cada día al despertarse a las 06:00 de la mañana  vuelve a revivir los mismos acontecimientos una y otra vez.

Pues a mi me pasa algo parecido con mi clase de primero de bachillerato de los martes. La clase se desarrolla a última hora. Es decir de 13:30 a 14:30. Os podeis imaginar las caras. Están fundidos. Que digo fundidos, no son personas. Algunos se arrastran hasta el pupitre para literalmente dejarse caer e intentar sobrevivir a la matemática. Y no me extraña, yo a su edad pasaba por la misma sensación.

Tengo la mala suerte de no tenerles los viernes con lo que el jueves siempre les "coloco" ejercicios para que los hagan el fin de semana. Pocas veces los hacen, ya que el finde quieren salir y despejarse. Aspecto que puedo entender. El lunes corregimos algunos y el martes corregimos lo que queda o lo que he puesto el lunes para el martes. Claro como sólo tienen medio día deciden no hacerlos.

Vamos que me siento como en el "día de la marmota". Todos los martes es lo mismo. Pregunto quien ha hecho los ejercicios y con suerte me encuentro que 4 o 5 personas los han hecho.

Estoy contento con mis alumnos y alumnas. Son una gente muy maja que a menudo me hacen sonreir. El problema que tengo con ellos es que ya no sé que hacer para que trabajen en casa las actividades. No es que no las quieran hacer, es que se desaniman tan rápido que a la mínima lo dejan correr. No tienen fe en sus posibilidades. Me tiro muchas horas con ellos, y sé que pueden hacerlo. Pero claro han de meterle horas de estudio porque les falta base, y superar las adversidades que las mates les presentan. Y a eso se niegan. De acuerdo, de forma inconsciente, pero se niegan.

Aunque ahora no estoy en el instituto dando clase, pues como recordareis estoy de baja, la clase ya está terminando las funciones y debería  empezar con los logaritmos. Espero que se suban al carro de la ilusión y se lo tomen de otra forma. Porque como hace unos días ya les he dije, yo le pongo mucha ilusión. Y ellos así deben hacerlo también. Pero no basta con eso. Hay que meterle horas. Aunque a veces sea árido, pero el trabajo bien hecho por un lado o por otro debe salir.

El otro día les hacía la broma. Decíamos que podíamos hacer el "día del ejercicio".  Se trataría de quedar todos para hacer unos ejercicios para un día. Y hacerlos toda la clase, sin excepción. de tal forma que ese día el profesor llegaría y se encontraría que todos sus alumnos habrían hecho los ejercicios propuestos.

Sería una agradable sorpresa para el profesor, que se sentiría, aunque sólo fuera un por un día, en una especie de zona paradisíaca. Se sentiría como una persona diferente, quien  por unos momentos, hasta que le desvelara el alumnado que es el "día del ejercicio", sentiría un  cosquilleo, una sensación nueva, por desconocida, y que no podría hacer otra cosa que sentirse lleno de ilusión, de armonía, de alegría, de plenitud, al ver que todos, absolutamente todos tienen los ejercicios hechos, y lo que es aún más alucinante, están dispuestos a prestar atención en clase, guardando silencio...

Bueno, ya está bien de soñar. Aunque soñar no cuesta nada. Quien sabe, igual un día me dan una sorpresa.   Es posible que esté pidiendo demasiado. Aunque si pasara... ¡Sería alucinante!

Para echarnos unas risas os pongo el trailer de "Atrapado en el tiempo". Quienes no la hayais visto, no os la perdais, es una peli que garantiza risas y buen rollo.




Sed felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada