domingo, 16 de enero de 2011

Portátiles en el aula.

Tengo el "privilegio" de poder trabajar con alumnos que manejan pc's portátiles en el aula.
Si, ya sabeis el famoso programa de la Generalitat de Catalunya,   Educat1x1.

En esencia, se trata de cada alumno tenga un portátil en el aula, con libros digitales. De esta forma utilizan las TIC y no machacan sus espaldas cargando con un montón de libros en la mochila. Al profe se le facilita el trabajo porque también tiene un portátil y puede acceder a internet y trabajar con infinidad de materiales e incluso crear los suyos.

Yo siempre estoy del lado de  las nuevas tecnologías, de hecho he dedicado muchas horas a formarme en nuevas tecnologías, software libre, internet... Pero claro, siempre que faciliten la creación de aprendizaje. Y si puede ser que faciliten mi trabajo.

A mi lo que me parece muy útil son las pizarras digitales. Las llamadas PDi. Son una herramienta muy potente y que evita ciertos "vicios" que se derivan del uso de los portátiles. Por no hablar de sus efectos perniciosos. Tengo un amigo. de profesión óptico, que se "frota las manos" pensando en los problemas que las minipantallas de los pc's van a provocar en el alumnado.

Creo honestamente que proporcionar a unas personas de entre 13 y 15 años la propiedad, y en algunos casos el usufructo de  un portátil con libre acceso al mundo virtual es una acción que genera efectos perversos y que provoca más pérdidas que beneficios a la comunidad educativa.

Os pongo un ejemplo. Jonathan (nombre inventado), es un alumno de 3º de ESO. Nunca se le han dado bien los estudios, y mucho menos las relaciones con el profesorado. Jona, como le llaman sus amigos, pasa bastante de la ESO, va al instituto en esencia para hacer relaciones sociales. Es un chico bastante inteligente, pero pasa de estudiar. Sus padres tampoco le prestan mucha atención, con lo que Jona va bastante a su bola.
Ahora está muy contento, ya que tiene en su instituto una conexión Wifi que le proporciona un acceso a Facebook, a Tuenti, a Youtube, a páginas con contenidos para adultos, a todo clase de páginas con streaming, a páginas de juegos on line, a páginas de descargas directas, ¿hace falta que siga?

Ahora Jona va contento al instituto,  aunque no más contento que antes, en cambio ya no da problemas a los profes, pone buena cara para que le dejen en paz y se dedica a surfear.

No pongo en duda que Jona puede aprender muchos contenidos que encontrará en la red, pero dudo mucho que Jona aprenda lo que los currículums de la secundaria marcan, en otras palabras, lo que los profesores debemos enseñar en la secundaria. Pero claro, como es un nativo digital, seguro que se empapa de todo a la primera. (modo irónico ON)

Me gustaría saber como puedo luchar ante situaciones como las que he descrito, porque sinceramente, me siento indefenso. Tengo conocimientos sobre internet y sobre muchos contenidos, pero ante personas como Jona no sé que debo hacer. Si, después de advertirle varias veces, le insto a que cierre su portátil, con lo cual no podrá hacer la actividad que he sugerido a la clase, es como si le expulsara del aula. En cambio si le dejo que haga lo que le venga en gana es como si él me expulsara a mi. Haga lo que haga me siento en una situación delicada.

Sabeis que me gusta ver el lado bueno de las cosas. Así es. Algunos alumnos se convierten en personas mucho más autónomas y liberan tiempo para que lo dedique a otros alumnos que necesitan más atención. Pero los conflictos éticos que me generan casos como los de Jona hacen que me sienta mal.



Soy un profesor preparado y motivado. No soy un gendarme para vigilar continuamente que contenidos pululan por las pantallas. Me niego a gastar energías en fiscalizar los portátiles del alumnado. Siempre he pensado que ellos saben mejor que nadie que es lo que deben hacer. Pero siento en ocasiones que los profes cada vez hacemos menos falta. Al menos eso es lo que me hace sentir esta clase política que impone según que inventos que, en mi humilde opinión y tratando de ser generoso, poco mejoran  la calidad de la enseñanza.

Las PDI son otro mundo. En mi opinión se trata de una excelente herramienta, favorecen mucho la interacción en la clase, la entrada de las TIC genera enormes sinergias que son aprovechadas por todos. Ya las utilicé el año pasado con resultados muy satisfactorios. Ahí es donde hay que invertir el dinero.

Pero que cada alumno/a tenga un portátil en el aula es un despropósito. Pero ¿por qué?

Pues porque se han introducido sin hacer una transición adecuada. Hay mucho profe que se ha formado a conciencia en nuevas tecnologías. Pero en general, si me dejais generalizar que ya se que no se debe,  ni los profes, ni los padres y madres, están al día de todas estas cuestiones que estoy mencionando. Y los alumnos no digamos, pero esto es normal, ellos tienen que aprender y no son adultos.

Os pongo otro ejemplo. Una parte de los padres y madres piensan que sus retoños están toda la tarde en casa estudiando porque están delante del ordenador. Por fortuna estos son cada vez menos, ya que muchos padres monitorizan los pc's de sus hijos y ven a qué se dedican en realidad.

Otro más. La mayoría de los alumnos , llevan todo tipo de programas de peer to peer instalados en los discos duros de sus pc's.  Parece que hay una corriente subterránea que les impulsa a tunear su portátil tanto a nivel de software, como si bajar archivos del  Ares a todas horas provocara un aumento radical de nuestra cultura, como a nivel de hardware, con pegatinas y otras lindezas. Vamos que cualquier día me encuentro un portátil con un piercing.(de nuevo modo irónico ON)

Se que a algunas personas no les va a gustar esto, pero no puedo aguantarme más. Si no lo digo me va a salir una úlcera. Sé que no estoy siendo políticamente correcto, pero no es esa la función de este blog. Para ser políticamente correcto ya tengo suficiente con mi trabajo, que dicho sea de paso, me dignifica.

Y a todo esto, los padres y madres os estareis preguntando: ¿Entonces, si no te gustan los portátiles del 1x1, cómo los usas en el aula?

Pues os soy sincero, los uso pero nunca durante toda la hora. De esta forma evito problemas, presentes y futuros. Y deseo todos los días que se reconozca que hay herramientas más potentes y que es mejor utilizar una pizarra normal, o una PDi, que no estos miniportátiles. Deseo fervientemente  que  desde la administración se de un paso atrás con este proyecto. No porque sea un proyecto sin futuro. Sino porque la experiencia está demostrando que no es todo lo útil que se pensó a priori. Y no lo es porque falta concienciación entre el alumnado. Porque los profesores vemos que nos supone un esfuerzo enorme y que no repercute en la calidad de la enseñanza. Y sobre todo porque genera unas inercias en las clases que en modo alguno son beneficiosas. No olvidemos que en esencia el adolescente es un ser que adora experimentar.

En definitiva un adolescente con un portátil abierto al mundo de internet es un ser muy difícil de motivar. A ver quien es el guapo que lo conciencia y le hace ver que entre ver videos en Youtube sobre caídas y tortazos y estudiar sistemas de ecuaciones es mucho más interesante lo segundo que lo primero. A ver quien es el guapo que lo conciencia para que deje de de navegar y asuma que debería ponerse a aprender matemáticas.



Sed felices

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada