jueves, 21 de abril de 2011

Enganchados a una pantalla

El otro día comentaba, en el patio con un grupo de alumnos, algunas de las virtudes de las nuevas tecnologías. En concreto de los smartphones y las redes sociales.

La conversación giraba entorno a lo felices que nos podía hacer estar todo el día conectados y en contacto con nuestros conocidos y "amigos". Todos alabábamos las ventajas de nuestros iphone's, htc desire's, blackberry's, galaxy's  y demás como unos gadgets que se habían vuelto imprescindibles en nuestras vidas.

Todos estábamos convencidos de que había un antes y un después. Yo hablaba de los interesante que era Twitter como alternativa a Facebook que es el gran favorito de mi alumnado. Hablaba de los momentos en los que me dedicaba a "trinar" y de lo mucho que aprendía gracias a la red. Un alumno decía que los traslados de su casa al instituto se le hacían mucho más amenos desde que tenía un iphone que le hacía compañia.

Todos íbamos en la misma linea hasta que una alumna que había permanecido en silencio intercedió y nos dijo lo siguiente: "Estais hablando de todo lo que ganais, pero, y todo lo que perdeis, ¿Qué podeis decirme de todo lo que perdeis?".

Todos nos quedamos un poco parados, mirándonos unos a otros, y ante la situación le dije. Te veo muy convencida así que dínoslo tú. Enséñanos que es lo que nos perdemos.

A lo que se limitó a decir: "En un rato, cuando entreis en el Facebook os lo digo".

Y entonces pensé:  Touché!!!

Desde aquí, sólo puedo decirte: Gracias por tu clarividencia. Gracias por enseñarme que lo realmente importante es el ahora y que el contacto persona a persona, cara a cara, debería superar el contacto inmediato pantalla a pantalla. Aunque a veces dejemos que no llegue a ser así.


Para ilustrar un poco más este hecho, os pongo un video que me podido saborear vía @toquigo, quien tiene un blog magnífico y que pienso tener en seguimiento desde ahora mismo. Se trata de un spot de dtac, una operadora thailandesa que me parece sencillamente precioso.




Sed felices (hacía tiempo que no os lo decía)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada