domingo, 13 de enero de 2013

Adolescentes, una forma de ver el mundo.

Hoy os paso un video de ocho minutos de Elsa Punset. En él se pueden ver a un grupo de adolescentes que expresan emociones en estado puro. Fijaos en su lenguaje no verbal. Es la vida desarrollándose a toda máquina. Cuánta liberación de energía, cuánto deseo de vivir pisando a fondo, cuánta inseguridad. ¿No os parece genial?

Siempre que mi trabajo me da la oportunidad me dedico a observar a mis alumnos y alumnas. Tan llenos de vida, tan ansiosos por crecer y a la vez tan asustados, tan inocentes, recién salidos del cascarón. Qué dura es la adolescencia, y qué bonita.

Todos hemos pasado por la adolescencia, bueno algunos nunca la han superado. En mi caso cuando miro atrás, cuando escarbo en mis recuerdos no puedo evitar sentir un escalofrío. Tuve una adolescencia relativamente tranquila, pero mi timidez y mi vergüenza impidieron que desarrollara todo mi potencial. Cuando fui adulto, quiero decir antes de ayer,  rompí mis complejos y me liberé.

Jamás sabré si llegué tarde. Aunque algo me dice que nunca es tarde para librarse de las armaduras que todos llevamos a cuestas. Yo al menos cada día me quito una. Es por eso que me esfuerzo tanto en desarrollar el componente emocional de los chicos y chicas con los que comparto la clase, supongo que para que no les pase lo que a mi. Pero nunca se lo digo, pues aunque lo haga no podría evitar que se encuentren con dificultades emocionales. Es ley de vida.

Recordad, padres y madres: Hay lecciones que no se pueden enseñar, se tienen que vivir.
Recordad, alumnos y alumnas: Escuchar el doble de lo que habléis, no hagais como yo.
Recuerda profe: Observa, escucha, y ante la duda pregunta.

Os pregunto: ¿Cómo es/fue tu adolescencia? ¿Ya la dejaste atrás? ¿Te has preguntado cuántas veces sorprendiste a alguien con tus pensamientos?

Os paso el video.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada