lunes, 26 de marzo de 2012

Huelga de Consumo

El 29M está convocada una huelga general. Personalmente no la voy a hacer. Tengo mis motivos. Creo que un docente no debe hacer huelga así por las buenas. Máxime si somos personas influyentes y comprometidas.

La reforma laboral supone ya a día de hoy un gran varapalo para muchas personas que van a ver recortados sus derechos. Y aunque yo soy funcionario de carrera y en teoría esta reforma no está dirigida a mi, también me acaba afectando. Como decía, implica el recorte de derechos que fueron conseguidos a base de esforzadas contiendas llevadas a cabo por generaciones anteriores.

Aunque pueda parecer una contradicción voy más allá. Me desmarco del contexto de huelga general. Bajo mi punto de vista está huelga ya está descontada por los mercados y por tanto sirve de bien poco. Como docente no creo conveniente apuntarme a un huelga de un día. Si me apunto lo hago a una de una semana por lo menos. En un escenario así si se puede presionar a un gobierno. Mis compañeros y compañeras de instituto conocen mi opinión. Saben que formo parte activa de la asamblea del profesorado del Penedès-Garraf y que no me ando con rodeos en mis afirmaciones. Pero también saben, al igual que yo, que una huelga de un día lo único que consigue es que la Administración se ría de nosotros y encima enjugue su déficit a nuestra costa. Y por ello me niego. Eso sí, respeto profundamente a las personas que deciden ejercer su derecho a hacer huelga, y por ello no pienso cubrir la ausencia de ningún profesor que falte ese día.

Pero una huelga general no le hará daño a los políticos actuales. Estoy seguro de que les hará más daño una huelga de consumo. No consumir implica ejercer una fuerte presión sobre el gobierno.

En efecto, gastar lo mínimo posible. Solo lo imprescindible. Eso implica un difícil ajuste en nuestra manera de afrontar el día a día. Pero si lo llevamos a cabo será un buen golpe de efecto. Sé que hay gente que piensa que eso lo único que hace es contraer el consumo, generar una contracción en la demanda y por ello acelerar algunos procesos de despido. Y hasta cierto punto puede que tengan razón. Pero creo que es mucho más efectiva que una huelga general, que los políticos ya tienen asumida. Y si no que se lo pregunten a Mariano Rajoy.

De momento empecemos por una huelga de consumo de un día. Y en función de como valoremos su efectividad prolonguémosla más allá en el horizonte. Es un arma de doble filo, lo reconozco, pero a estar alturas ninguna medida está exenta de riesgos. ¿ Creeis que las personas que están en la cuerda floja en sus empleos van a hacer huelga general? Sinceramente,  ¿lo creeis?

Pues yo no creo que eso ocurra. Por eso os digo, este 29M si eres de los que toman decisiones haz huelga de consumo. Y si además estás convencido de hacer huelga general adelante con ello. Yo sólo haré la primera.



Y tú...¿Cuál es tu opinión?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada