domingo, 24 de febrero de 2013

¿Y si el dinero no fuera el objetivo?


Esta entrada está dedicada a Rosa Salas por su creatividad, y por estar ahí cuando la necesito...


En Occidente nos hemos centrado tanto en lo material que hemos perdido de vista a qué hemos venido a este mundo. Recuerdo un trabajador extranjero que no sabía español, pero que una de las primeras palabras que aprendió de nuestro idioma fue esa. "Dinero". Si le preguntabas cómo se llamaba no te entendía, si le ofrecías un café no te entendía, si le encomendabas un trabajo a realizar no captaba la idea hasta que no lo hacías previamente tu y el te veía hacerlo. En cambio entendió perfectamente que todos los viernes era día de paga. Y todos los viernes se dirigía al terminar la jornada a ver a su jefe y le decía: "Dinero, dinero". Dicho lo cual el jefe le entregaba un sobre cerrado. Con eso para él era suficiente, su vida era esa, trabajar en silencio, trabajar duro y los viernes a las 17:00 horas..."Dinero, dinero".

Esta anécdota ilustra perfectamente la idea. Estaría de acuerdo con vosotros si me dijerais que la situación está sesgada. Es cierto,  esta persona estaba en una situación complicada.

Lo que yo quiero saber es si en nuestra sociedad tan pagada de si misma... ¿Es necesario pensar siempre en las posesiones materiales, pensar en el dinero? ¿O hay algo más?

A mi me parece que depende de cómo se mire. Muchas personas creen que si tienes dinero puedes considerarte un triunfador. En cambio si no lo tienes, ¿qué eres?

¿Un perdedor, un descastado, alguien que no sirve para nada, un paria, una inteligencia fracasada, un proyecto no finalizado?

Yo no lo creo así ni mucho menos, en un momento de mi vida renuncié a bastante dinero para poder dedicarme a lo que mi mente quería hacer. A lo que yo quería ser. Ahora que ya estoy acercándome cada día un poco más a mi objetivo me alegro de haberme dedicado a la formación. Porque es un reto continuo, porque me da muchas más satisfacciones de las que me daba estar en una oficina y porque me siento fluir...

No nos llamemos a engaño, el dinero es necesario, sí. Pero, ¿es lo más importante?

A todos nos gusta tenerlo, pero no a cualquier precio, no al precio de estar viviendo una vida que no es la tuya, no al precio de no ser auténtico, no al precio de preguntarte a ti mismo: ¿Qué pinto yo en todo esto?

Algunos de mis alumnos y alumnas han comenzado a preguntarme por su futuro. Desde la óptica del coaching me queda mucho trabajo por hacer, lo cual es magnífico. Vamos a ir descubriendo poco a poco a donde quiere ir nuestra mente, que nos llama la atención poderosamente, que se nos da bien hacer, que lugar tenemos reservado en el mundo. Insisto, lo vamos a hacer poco a poco, dándonos margen para realizar cambios sobre la marcha. Porque en esto no hay reglas fijas, cada persona escoge su camino, un camino con muchas bifurcaciones.

La vida consiste en eso, en tomar decisiones. Y no te preocupes si tienes dudas, siéntete alegre, eso significa que tu mente está trabajando.

Vamos a por ello, vamos a empezar a proyectar ideas, nos espera mucho trabajo por hacer.  Para calentar motores vamos a ver un video que nos pueda estimular. Pero antes hagámonos la pregunta clave: ¿Qué es lo que deseo?

Acordaros de explicarme que os ha parecido.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada